__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 173

9 Delia Cancela y Pablo Mesejean en Buenos Aires, c. 1968. Antes de partir a Nueva York y Londres, ciudad donde se instalan en 1970, los artistas y diseñadores montan en el ITDT el desfile performático Ropa con riesgo. 10 Espectáculo Danse Bouquet en el Centro de Experimentación Audiovisual del ITDT. Buenos Aires, 1965. De gran impacto visual, la acción tiene como protagonistas a Ana Kamien y Marilú Marini, las integrantes de la dupla disruptiva Danza Actual. Diseño de vestuario: Delia Cancela. Utilería: Delia Cancela, Pablo Mesejean, Oscar Palacio y Juan Stoppani.

Diseñadores argentinos se consagran. Las creaciones de Mesejean y Cancela3 Hace siete años [en 1969] se produjo el éxodo de gran parte de la generación del Di Tella hacia Europa. Entre ellos, dos diseñadores argentinos, jóvenes e inconformistas que encararon la moda como un desprendimiento inesperado de las artes plásticas. Delia Cancela y Pablo Mesejean, que habían presentado en Buenos Aires exposiciones de dibujos y pintura antes de desembocar en un original desfile de ropa en los salones vanguardistas del Instituto Di Tella, partieron entonces hacia Nueva York, para luego establecerse en Londres durante más de cinco años. Antes, habían dejado la huella de su paso por el Di Tella en su desfile-performance: Ropa con Riesgo. Llegaron a Londres precisamente para asistir a los últimos estertores del Swinging London, y cubrir un espectro muy refinado y poco frecuente en esa capital, un límite entre la moda y la imaginación creadora con un lenguaje que la pareja Cancela-Mesejean maneja a la perfección: un código que tenía que ver más con las artes plásticas y la realidad poética o literaria que con la ropa pedestre y “de moda”. La portada de una edición de la revista Vogue, en su edición inglesa, donde se veía a Jean Shrimpton vestida con un traje de línea “naturalista”, un atuendo de pétalos de diferentes materiales, fue el exitoso lanzamiento de Cancela-Mesejean en el grupo líder del fashion world londinense. A partir de allí, fueron igualmente exitosas y publicadas las subsiguientes colecciones, inspiradas, alternativamente, en los pierrots de muselina y los clowns de géneros de tweed. “Una vez que la crisis económica, política y social se apoderó de Londres –dice Pablo Mesejean–, resolvimos trasladarnos a París, donde la maquinaria en ese rubro

10

no se detiene jamás”. Allí fueron convocados, en primer lugar, por Dorothée Bis, una de las firmas más populares de Francia, y después arrebatados por Kenzo, quien puso a su disposición un taller para que pudieran cultivar su imaginación durante varias colecciones. "Trabajar para Kenzo e Yves Saint-Laurent, para quien hicimos algunos accesorios, fue realmente una experiencia nueva. La ropa que hicimos en Londres era prácticamente artesanal, y ahora nos damos cuenta de que acometíamos el diseño y la realización de un vestido con un enfoque más acorde a los códigos de las artes plásticas que a los de la moda, si se toma al término en forma peyorativa", aclaró Delia Cancela, quien, ahora justamente, considera volver a pintar cuadros de caballete. Pablo Mesejean, por su parte, aclaró que si bien todavía creen en la ropa como un desprendimiento de la creación plástica, hacen ropa diseñada para un público masivo “cuya sola preocupación sea cubrirse sin sofisticación, de la manera más simple”. Al terminar la entrevista y caminar por la avenida Cabildo para “sentir sobre el cuerpo el sol único de Buenos Aires”, un quiosco de revistas exhibía el último ejemplar del mensuario francés Marie Claire, perteneciente a diciembre, que les dedica dos páginas. En ese momento Delia Cancela tomó consciencia de que, en realidad, su actual postura frente a la moda es equivalente a la de un escritor que ha alcanzado la gloria cuando logra que sus textos sean editados en pocket book. Para la revista, los modelos creados por Pablo y Delia están “llenos de fantasía y astucia”. En efecto, un vestido-poncho de jersey de seda negro se anuda a través de los brazos. Otro tiene forma de portafolio, ajustado debajo de los brazos, sin breteles, y un tercero es una solera de organza negra, con bolsillos transparentes de tul y motas bordadas de igual color.

173

Profile for MALBA

Ideas materiales: arte y diseño argentino en la década del 60