__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 177

13 Tricot precolombino de la línea campesino-urbana en lana de colores. Buenos Aires, c. 1970-1972. Modelo no convencional de mangas abiertas con pollera acampanada y referencias a la cultura prehispánica y el arte pop. El patrón es adaptado a tarjetas para su tejido mecánico en jacquard. Desde su regreso a Argentina, la pareja presenta las colecciones de tejidos prêt-à-porter Dalila, Forestal y Homenaje a Urano en Escorpio. Diseño: Dalila Puzzovio y Charlie Squirru. Comercialización: Madame Frou-Frou.

14 Boceto de foulard Cala. Nueva York, 1969. Ilustración en acuarela y tinta para ser plasmado en seda. Con el mismo motivo floral, la autora desarrolla el conjunto de cartera y zapatos de doble plataforma. Durante su estadía en Estados Unidos y con el apoyo de The National Cotton Council, los creativos conciben más de 200 patrones para estampados de tela que son comercializados internacionalmente y, luego, reeditados en Italia y Japón por la revista Vogue. Diseño: Dalila Puzzovio.

14

Dalila Puzzovio: decididamente ARTY En estos tiempos de fusión entre el arte y la moda, señalada en el vocablo arty, surge, sin dudas, Dalila Puzzovio, pionera en explorar con éxito las fronteras del arte y la moda. Recuerda: Mi aproximación a la fusión del arte con la moda se produjo a instancias de Jorge Romero Brest, en el año 1965, cuando me invitó a exponer en el Di Tella un tríptico gigantesco en forma de tres corsets de 2 por 2,5 metros cada uno que exhibía una especie de soutien, también gigantesco, tejido por mí en la máquina Knitax, una herramienta más que inesperada en aquella época, sumada a mis pinceles y lápices. Esa suerte de monumento alternativo fue mi homenaje a la megamodel inglesa Jean Shrimpton, un emblema del arte pop de ese momento en el mundo. Y un poco el sello de toda mi obra a partir de allí. Lo que sí había marcado su talante hedonista y glamoroso fue el poster-panel de 1965, que ilustraba un retrato de ella junto a Charlie Squirru y Edgardo Giménez, entronizado en plena esquina de Viamonte y Florida, en el que se preguntaban: “¿Por qué son tan geniales?”, ante el asombro de peatones no acostumbrados todavía al desenfado típico del arte pop. Para hacer esa obra, descubrimos que debían existir los sponsors, algo inédito en la costumbre de las artes plásticas. Y a partir de esa premisa, hoy ineludible, fue posible que yo pudiera realizar mi obra en base a cuarenta pares de zapatos de doble plataforma, instalados en una vitrina enorme del Di Tella y producidos por la casa Grimoldi.

Los dueños se sintieron honrados de que la obra tuviera un merecido premio internacional 1967, otorgado por críticos de la talla de Pierre Restany, quien se fascinó con la obra de Puzzovio en el Instituto. Para él, fue “una verdadera arquitectura existencial del pie, una señal y símbolo del vitalismo urbano de la época pop en Buenos Aires. La doble plataforma de Dalila devino el objeto fetiche”. Creo que el artista se anticipa a su época y que el diseñador, en cambio, se alimenta de su época. Pienso, además como Saint-Laurent, que la moda no es arte, pero para hacerla, hay que ser un artista. Después de todo, Puzzovio siempre fue, es y será una creadora arty. Antropóloga de la moda4 Con una retrospectiva (1966-2006), Mary Tapia celebra sus cuarenta años con la moda y renueva su compromiso con la criollez. Sus comienzos, en 1966, se vieron en la galería El Laberinto, y ya entonces mezclaba audaces texturas del noroeste argentino con encajes y puntillas europeizadas. Los minivestidos de barracán, en cambio, hechos con esa tela y liencillo de algodón, algunos bordados por naturales del norte, fueron paseados en un audaz desfile realizado al borde de la pileta de natación de los Baños Colmegna, donde las modelos alternaban con atléticos jovenzuelos en paños menores. El éxito y su destino estuvieron marcados allí en su estilo inmutable y sensible a las texturas latinoamericanas. Para eso viajó a Villarrica, en Paraguay, rescatando el ao po’i, tan amado por ella como el barracán de telares norteños argentinos. Desde 1966, ninguna colección ha nacido sin esas urdimbres. En el año 1969, cuando Romero Brest la invitó a exhibir sus “obras” en el Di Tella, Mary bautizó

177

Profile for MALBA

Ideas materiales: arte y diseño argentino en la década del 60