__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 185

SUSI ACZEL Y JORGE CIAGLIA. MODERADORA: CAROLINA MUZI

impulso cidi: industria, diseño e imaginarios expandidos

Carolina Muzi: Es un honor estar entre dos grandes como Susi y Jorge, dos protagonistas de la historia del diseño en la Argentina, en Latinoamérica y, en rigor, de la historia del diseño global, algo que quizá aún no se ha reconocido en sus trayectorias. Pude dimensionar esa incidencia recién cuando empecé a conocerlos personalmente, entrevistándolos en diversas ocasiones a partir del resurgimiento del diseño que trajo la pos crisis de 2001. Para medir el grado de representatividad de sus itinerarios –que si aún no está muy visibilizado es, sobre todo, por falta de historiografía que cruce el recorrido disciplinar con la política, la economía y la cultura en el país– es importante destacar que tienen más de 65 años de construcción de la historia del diseño. Años ininterrumpidos, activos, con altísimo compromiso; carreras que empezaron como sueños, como deseos, y que, a los 84 años en el caso de Susi y a los 86 en el de Jorge, ambos mantienen con el mismo nivel de actividad, lucidez y entusiasmo. Pero hay un detalle más importante aún: lo hacen con un humor envidiable. Y entre ellos, que son competidores desde siempre en el rubro mobiliario de trabajo, fluye un respeto genuino. Divulgadores de la disciplina, en el medio proyectual también son reconocidos por su abordaje afectivo. Podríamos reflexionar sobre el legado del CIDI (Centro de Investigación del Diseño Industrial) en torno a la edición que hice del trabajo monumental de José “Pepe” Rey para sacar a la luz Historia del CIDI, un impulso de diseño en la industria argentina (2009). Esa tarea titánica que Pepe hizo silenciosa y meticulosamente durante 30 años reúne e ilustra la actividad de aquel centro del sistema INTI, que nació en 1962 para integrar el diseño a las empresas y a la industria. Me pareció entonces que, existiendo ya el libro, sería enriquecedor escuchar en estas jornadas el testimonio de dos empresarios del diseño que fueron socios

activos del CIDI –y, en el caso de Susi, la única mujer que integró la comisión directiva del Centro–. Por aquellos años, Argentina se empoderaba industrialmente a la cabeza de la región, en el marco de las políticas desarrollistas que siguieron a las etapas de industrialización por sustitución de importaciones (ISI) que había emprendido el peronismo en las décadas previas. En ese contexto, que signa el ingreso del diseño a la industria promocionado por políticas estatales, me pareció importante tener en cuenta las empresas pequeñas y medianas (antes de que existiera la denominación PYME) que, en definitiva, fueron la interfase necesaria para articular industria y diseño. Por eso, en esta mesa hay empresarios. Vayamos ahora a sus respectivos itinerarios. Susi trae en su ADN la carga de los modernismos europeos, aunque ella argumenta que solo tenía siete años cuando llegó de Viena. Pero allí su familia, sobre todo su mamá y su abuela, ya eran partícipes del pensamiento de la Secesión: “A cada época su arte y a cada arte su libertad”. Fue ese espíritu el que la acercó a colaborar desde muy jovencita, a los diecisiete años, con un compatriota austríaco: el arquitecto, escenógrafo y músico Martín Eisler, quien había llegado a la Argentina en 1938 tras la entrada de Hitler en Austria. Contemporáneo y amigo de las primeras vanguardias proyectuales como el Grupo Austral, Eisler también se dedicó en Buenos Aires a sus dos pasiones: la música y el diseño. En 1947 fundó la Asociación Amigos de la Música, que tenía su sede frente a la Plaza San Martín, donde él también tenía su atelier de trabajo. Pronto Susi comenzó a diseñar con Eisler allí mismo, luego participó del servicio de diseño integral para casas que ofrecía el estudio y, poco después, de una empresa que desde sus inicios se llamó Interieur y que pronto se unió con Forma, la casa brasileña que Eisler había

185

Profile for MALBA

Ideas materiales: arte y diseño argentino en la década del 60