__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 214

4 Sillas apilables SAT para Stilka SRL. Neuquén, 1968. Encargado por la empresa Hidronor, el trabajo consta del equipamiento de 70 viviendas (1968) y de otros edificios generales, como el centro cívico, la hostería, el club, la iglesia y la escuela (1970) para la Villa El Chocón, donde habitan las familias de los 1.200 obreros del Complejo Hidroeléctrico Chocón–Cerros Colorados. También se proyectan alfombras, telas para cortinas y vajilla que solo alcanzan la etapa de prototipado. Proyecto arquitectónico: estudios AntoniniSchon-Zemborain, Llauró-Urgell y Amaya-Devoto-Lanusse. Diseño de producto: Ricardo Blanco.

4

de la Avenida 9 de Julio y el local se trasladó al edificio de las Cinco esquinas. El nuevo local, ubicado en Avenida Presidente Quintana 2, funcionaba en planta baja, primero y segundo piso; y en los niveles superiores, tercero y cuarto, se encontraba la vivienda de la familia Castro-Seoane que, por su ambientación y mobiliario, fue referencia para los clientes y la prensa. Allí se inauguró la línea de Stilka Selección, de complementos domésticos como copas, objetos decorativos, sábanas, acolchados y toallas. A mediados de los 70, el grupo Montoneros atacó sitios de Barrio Norte que eran emblemas de la oligarquía, como el café La Biela. Sin ninguna razón, Stilka sufrió ataques: el primero (en agosto de 1974) fue un incendio que destruyó la planta baja y el primer piso; el segundo (en agosto de 1975), la planta baja, y el tercero (en marzo de 1976), de carácter explosivo, la entrada. La familia Castro-Seoane resolvió irse de esa vivienda y luego del local. Conmocionada por el crítico momento, Celina mudó Stilka a la calle Paraguay 1462. Para el proyecto del nuevo local, transformó un antiguo inmueble característico de fines de 1800. Hizo retroceder el frente de la línea municipal, se “escondió” al mismo tiempo que creó un espacio cautivo para contemplar la vidriera. Vinculó todas las habitaciones creando un salón continuo y realizó grandes aberturas al patio en busca de luz. Allí planteó, cerca de 1984, “Manos artesanas”, una colección de productos del norte argentino, e incorporó estos materiales a sus diseños a través, por ejemplo, de tapizados con barracanes.

214

Entre sus proyectos figuran: el complejo Villa El Chocón - Cerros Colorados; el Hotel Del Bosque, Pinamar (edificio total) y Tunquelén, Bariloche (refacción del viejo hotel) del empresario Franco Iachetti; Argentina Televisora Color ATC (con equipamiento para la recepción y las oficinas); y la Embajada de la India en Argentina, por destacar algunos. Luego de treinta años durante los que se produjeron cerca de doscientos modelos, el cierre de Stilka se debió en parte a la debacle económica suscitada por la gestión de Martínez de Hoz, que puso a competir la producción nacional en desigualdad con la importada y desestabilizó la economía. Tetela apunta: Circunstancias de distinto tipo tanto de la empresa como personales me estaban mostrando que era momento de cerrar el ciclo de Stilka, cuya tarea había mantenido durante más de treinta años, y abrir un paréntesis en el que la vida me indicara cuál era el camino que debía seguir. Debía vender la empresa y así lo hice. Seoane recuerda: El final de Stilka no fue solamente por los problemas económicos de aquel momento del país, que sin duda repercutieron en la empresa, sino también por los cambios existenciales que se produjeron en muchas personas que tenían una vida intensa y apasionada. Celina sufrió una crisis de valores por la lucha entre lo representativo y lo real, entre lo que es y no es, y perdió interés por el éxito, la fama, la gloria. Se aburrió. A mediados de la década de 1980, el empresario Francesco Barcelloni Corte, dueño de Sylvapen, adquirió

Profile for MALBA

Ideas materiales: arte y diseño argentino en la década del 60