__MAIN_TEXT__

Page 244

estaban Carlos Méndez Mosquera, Lala Méndez Mosquera y Ian Tomasov, Sara Torosian, Roberto Alvarado, Sonia Aubone, gente fantástica. Ahí empezó un poco la exigencia de diseño, la exigencia de querer decir más, de buscar a través de la gráfica y el diseño la manera de comunicar una idea. Cabe recordar que Méndez Mosquera fue director de Agens durante un período. AN: En 1963 Siam lanzó la plancha Futura con un packaging muy innovador y diferente de la simple caja que poseía la versión anterior del mismo tipo de producto. ¿Qué recuerdan de aquel acontecimiento? RF: Sé que lo convocaron a Distéfano para hacer ese packaging, que misteriosamente se cerraba con una bandita elástica. Era muy particular. Para nosotros fue todo un descubrimiento y un gran aprendizaje. Si pensamos en aquel entonces, el hecho de haber combinado en un mismo espacio y bajo una misma inquietud el diseño industrial y el diseño gráfico fue de avanzada. Hoy estamos acostumbrados a que los clientes reclamen por un diseño integral donde tenés que atender la cuestión estratégica, el concepto, el diseño gráfico, la publicidad y el diseño industrial en simultáneo, pero ese concepto de trabajo ya se practicaba en aquel momento. En ese sentido, considero que fue un espacio de vanguardia que, obviamente, enseñó muchísimo. AN: Frank Memelsdorff tuvo una participación muy importante tanto en el producto como en el gerenciamiento del producto, ¿no? RF: Él entró por el lado del producto, para sustituir a Jorge Michel, que fue el primer gerente. Creo que lo más importante era la convivencia con los muchachos, con Walter Moore, con todos ellos que estaban ahí adentro dando vueltas, y eso significaba un estímulo, una especie de círculo virtuoso, en el sentido de que una cosa incentivaba a la otra. AN: ¿Siguen en contacto entre ustedes, cincuenta años después? MM: Veinte años después de Agens me reencontré con Rubén. Si bien nos vimos en la universidad, a la que tuve el placer de ingresar, ahora, treinta años después, estamos acá. Espero que dentro de treinta años más nos volvamos a encontrar. Muchas veces la gente me preguntaba qué significaba Agens más allá de lo que representa para nosotros. En latín significa “hacer” y agens est quiere decir “el que hace”, y creo que nosotros hicimos. AN: El aviso de la plancha Futura publicado en 1963 es, a mi criterio, un aviso muy notable porque de alguna

244

forma legaliza institucionalmente la profesión. El mismo aviso habla de diseño industrial y dice que en el principio fue el diseño y el nombre particular del producto. Probablemente sea de las primeras veces en que la conjunción de productos masivos, industria, publicidad, diseño, estaba todo incorporado en la imagen. MM: Exactamente. En cuanto al nombre, el departamento creativo y, especialmente la redacción, se ocupaba de ponerle el nombre a los productos. RF: Me gustaría contar una anécdota. En aquel momento llegó a la mesa el pedido para hacer un aviso con un título que decía algo parecido a “Siam exporta empresas llave en mano”. Ese término “llave en mano” –quizá era una idea de Frank Memelsdorff– reflejaba la magnitud de la empresa en ese momento. Seguramente en aquel entonces sería la empresa más importante del país pero además exportaba. Exportaba la tecnología, la maquinaria y el know how. Argentina exportaba a Brasil empresas “llave en mano” para que esa empresa comenzara a funcionar al otro día. Cómo han cambiado las cosas; en aquel momento nuestro país podía exportar empresas llave en mano y, a los pocos años, se destruyó esa intención de país industrial, de país con capacidad para el desarrollo del conocimiento y de la industria. Mientras que Brasil tuvo una conducta más positiva en ese sentido. AN: La industria probablemente se recupere, pero el diseño siempre se mantuvo. RF: Sí, seguramente el diseño. Por lo menos afuera dicen que sí. Público: ¿El logo famoso de Siam se realizó en Agens? RF: Lo hizo el estudio Onda y además ese es otro trabajo paradigmático porque es el primer diseño sistematizado que conocí en la Argentina. Ellos deben haberlo hecho en el año 60, y hasta ese momento nunca había conocido un manual de marca como el que presentaron para Siam. Es decir, fue un trabajo pionero. Público: ¿Podrían profundizar un poco más en la postura antisuiza? ¿Cómo se daba ese debate? RF: No era una postura antisuiza, pero sí había diferencias. En aquel momento Franco Grignani era un personaje muy singular acá, todos los jóvenes lo mirábamos muy particularmente. Nos era más afín que los suizos y muchísimo más que los anglosajones, me parece trascendente su contribución. Por otro lado, me llama mucho la atención que casualmente la escuela italiana haya perdido el rigor que tuvo en aquel momento, que

Profile for MALBA

Ideas materiales: arte y diseño argentino en la década del 60