__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 284

5 Libro Introducción a la cibernética, de W. Ross Ashby. Ediciones Nueva Visión. Buenos Aires, 1960. Aparece cuatro años después que la obra original, publicada por la editorial británica Chapman & Hall. Su autor es un divulgador principal de la disciplina.

5

6

de la Gestalt al funcionalismo, pasando por la composición concretista y la teoría de la buena forma, sin olvidar la Escuela Suiza en cuanto al diseño editorial.2 Los impulsos editoriales y, en general, toda iniciativa cultural, no nacen por generación espontánea. La revista y la editorial del mismo nombre contribuyeron a consolidar la activa red que vinculaba a artistas abstractos en Argentina, Brasil, Suiza y Alemania. Esta red se coronó en 1954 con la creación de la HfG de Ulm, en cuyo seno participaron estudiantes y profesores latinoamericanos; un intercambio que había tenido, a nivel regional, significativos episodios previos, como la obtención por parte de Max Bill del primer premio de escultura en la Bienal de San Pablo en 1951. Este premio lo catapultó como figura internacional de arte abstracto constructivo y fortaleció la presencia del arte concreto suizo en Brasil y Argentina. Para los años 50, la idea de una escuela de diseño sobrevolaba el ambiente artístico y arquitectónico carioca y paulista. De hecho, antes de su partida a Ulm, Tomás Maldonado había sido invitado a dictar seminarios de verano en las escuelas de arte de Brasil. Por estos motivos, una vez desarrollada la primera fase de la HfG, Bill y Maldonado fueron convocados para colaborar en la creación de una escuela superior de diseño. En 1958 surgió el proyecto de la ESDI (Escola Superior de Desenho Industrial), inaugurada hacia fines de 1962. En ese período, varios estudiantes latinoamericanos viajaron a Ulm, y tanto Bill como Maldonado, y posteriormente Gui Bonsiepe, visitaron América Latina, en particular Brasil, Chile y Argentina. Como puede verse, un entramado de actores, proyectos, ideas, posiciones ideológicas y bibliotecas en común fueron construyendo las principales características de los diseños de la década posterior. Solo faltaba la consagración

284

6 Libro Arte e industria: principios del diseño industrial, de Herbert Read. Ediciones Infinito. Buenos Aires, 1961. Publicación doble compuesta por un cuadernillo teórico y otro fotográfico. Biblioteca de Diseño y Artes Visuales. Dirección: Carlos Méndez Mosquera y José Rey Pastor. Diseño gráfico: Lala Méndez Mosquera.

institucional, que llegó con la creación de la primera carrera de diseño del país, inauguarada en 1958 en la Universidad Nacional de Cuyo, y la posterior creación de las carreras de Diseño Industrial y Diseño en Comunicación Visual en la Universidad Nacional de La Plata en 1963. El temprano inicio de la formación universitaria de la profesión respondía a la convicción de que el diseño era un hecho integral que se ocupaba, además de lo industrial, de lo visual. Por estas razones, en la ciudad de La Plata, Daniel Almeida Curth y Roberto Rollié, tras haber analizado en detalle antecedentes como el Royal College y la HfG de Ulm, armaron el programa curricular de ambas carreras. Gran parte de los diseñadores industriales y gráficos argentinos que se destacaron en los años 70 y 80 se formaron allí, bajo las premisas y la herencia ulmianas, que apuntaban a los aspectos productivos y sociales de la profesión. En la UNLP también ejercieron la docencia Ricardo Blanco, Silvia Fernández, Roberto Doberti, Mario Mariño y, en sus periódicas visitas, Tomás Maldonado y Gui Bonsiepe. Fuera del ámbito académico, durante los años 60 las transformaciones tecnológicas de la industria permitieron pensar en el desarrollo de piezas antes imposibles de ser producidas. El despliegue de la línea blanca para el caso del diseño de producto y la renovación en la impresión de material editorial son algunos de los tantos ejemplos significativos. Las instituciones de diseño En cuanto al desarrollo de una cultura del diseño, hacia fines de los años 50 y comienzos de los años 60, en Argentina comenzó a imponerse el buen diseño como sinónimo de innovación y calidad. El enemigo era el styling y todo lo que conllevaba: un diseño orientado

Profile for MALBA

Ideas materiales: arte y diseño argentino en la década del 60