__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 295

17-18 Folletos para la Química Argentia. Buenos Aires, 1969 y 1971. La identidad corporativa acude a colores vibrantes, íconos cinematográficos, personajes épicos, insectos y otros recursos inusuales en la comunicación de un laboratorio. Portador de un notable talento, su autor realiza escenografías para teatro, publicidad y cine, gráfica editorial y empresarial e ilustraciones. Diseño gráfico: Jorge Sarudiansky.

18

razones profesionales; algunos de ellos, ante el inminente o ya producido golpe militar de 1976, emigraron por razones políticas. En marzo de 1976, por medio de un golpe de Estado, el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional interrumpió el orden democrático e inauguró el período más oscuro de la historia argentina: el terrorismo de Estado. La dictadura arrasó con todo: vidas, familias, proyecto industrial, educación, salud, derechos, cultura, y también con el diseño. En 1982, el fin de la guerra de Malvinas y la derrota argentina precipitaron la caída del régimen militar. Se hizo un llamado a elecciones y triunfó la Unión Cívica Radical con la candidatura de Raúl Alfonsín. La conocida hoy en día como “primavera democrática” se caracterizó por la recuperación del Estado de derecho, el cese de las intervenciones en los organismos públicos, particularmente en las universidades. Entre las asignaturas pendientes estaba la creación de las carreras de Diseño en la Universidad de Buenos Aires, impulsadas por varios de los actores de los diseños en los años 60, entre otros Ricardo Blanco, Carlos Méndez Mosquera y Guillermo González Ruiz. El proyecto se concretó y contó con la bendición de Tomás Maldonado, quien en 1984 dictó la histórica conferencia “El proyecto moderno” en el aula magna de la antigua Facultad de Arquitectura y Urbanismo (FAU) de la UBA.3 El texto de la conferencia no era ingenuo. Además de saludar la recuperación de la democracia y del Estado de derecho, Maldonado impulsaba la inscripción de las carreras de diseño en la modernidad, no tanto como

período histórico, sino ante todo como un proyecto teórico y político siguiendo en su caso a Jürgen Habermas. En pleno debate sobre la crisis de la modernidad impulsada por las teorías deconstructivas de la filosofía y de las artes, Maldonado volvía a alinear las carreras proyectuales en un proyecto disciplinar que seguía sosteniéndose en el desarrollo científico y tecnológico, lo que en términos sociales apostaba a idearios libertarios y, en términos políticos, a la reconstrucción de la democracia. Una revisita en una nueva clave internacional y nacional al ideario que impulsó su trayectoria durante los años 50 y la de sus colegas y discípulos durante los años 60. Nuevamente se instalaba un imaginario modernizante como clave interpretativa. A la vigencia del carácter universalista de los diseños –consolidado como se ha visto durante los años 50 y 60– se sumaba ahora la pregunta por la condición de país emergente. Durante las siguientes décadas, y en particular a partir de la crisis de 2001, los diseños se proyectarán sobre esos interrogantes, al calor de un mundo todavía en tensión entre valores simbólicos regionales y la urgencia por resolver los problemas sociales de un planeta globalizado. 1 ”Nace un nuevo lenguaje impulsado por la escuela de Madison Avenue, nombre de la calle donde estaban las agencias publicitarias líderes: Doyle Dane & Bernbach, Leo Burnett, Carl Ally y Mary Wells”. Entrevista a Guillermo González Ruiz, 2014. 2 Referencia hoy cuestionada por su carácter fallidamente universalista, pero que no puede ser salteada ni negada si se busca reconstruir en términos históricos las bases conceptuales de los diseños en nuestro país. 3 En la FADU, la “D” correspondiente a “Diseño” tuvo que esperar un año más cuando iniciaron su cursada las carreras de Diseño Gráfico y Diseño Industrial.

295

Profile for MALBA

Ideas materiales: arte y diseño argentino en la década del 60