__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 34

1 Serie de libros de Ediciones Culturales Olivetti. Merlo, Buenos Aires, 1967-1971. Conferencias pronunciadas en la Escuela nº 38 Ingenieros Camilo y Adriano Olivetti (Merlo) por referentes como Cayetano Córdova Iturburu, Eduardo Mallea, Abelardo Arias, Silvina Bullrich, Bernardo Canal Feijóo, Eduardo González Lanuza, Jorge Romero Brest, Horacio Armani, Miguel Ángel Bustos y María Elena Walsh.

1

inspirarían los rasgos generales de los edificios de esa planta emblemática para la firma: ambiente humano en las fábricas, higienismo y reformismo en las viviendas, hábitat moderno y naturaleza para dar lugar a un paisaje de textura compleja, con industria, terciario, servicios (escuela, salud, esparcimiento), acceso y logística. En términos generales, el planteo de Ivrea incorporó las grandes naves de producción para componerlas con el paisaje aserrado del norte de Italia, los grupos residenciales, los edificios administrativos, los servicios generales de infraestructura y los servicios sociales y culturales, que rápidamente se constituyeron en modelos para su tipo y destino, en objetos para la crítica y punta del nuevo derrotero de la arquitectura contemporánea. Contra la impronta rotunda de los primitivos edificios industriales de 1908 destacan la huella innovadora del Centro Residencial Oeste de Gabetti e Isola, el edificio de Oficinas 1 de Nizzoli y Fiocchi, la Mensa de Ignazio Gardella y el Centro de Estudios y Formación de Vittoria, el Centro Sanitario y el Asilo Nido, todos de Figini y Pollini. Si bien las ideas principales plasmadas en los grupos residenciales recuerdan los debates del campo de fines del XIX, las obras mencionadas son innovadoras y experimentales, e incorporan las ideas de Wright, cuya difusión en Italia era reciente: el neobrutalismo o el regionalismo, según los nombres dados editorialmente a los debates contemporáneos sobre la crisis de una modernidad cuyo ideal sucumbió con la Segunda Guerra, y que pasaría a responder a los reclamos de expresión espacial y arquitectónica del nuevo capitalismo en ascenso y a su joven héroe: el ejecutivo profesional urbano. El nuevo sujeto de la metrópolis, “el ejecutivo”, arribaba al “sillón” no por herencia sino por mérito profesional, forma de relevo característica de las burocracias

34

corporativas de la posguerra. Este recambio del puesto gerencial y ejecutivo de acuerdo con los ciclos o mandatos estipulados en contratos se refleja en el tipo moderno de los edificios de despachos, que imita la neutralidad de lo intercambiable. Entre 1950 y 1970, este nuevo actor social complementó el confort de su departamento con el cosmopolitismo electrónico de la oficina y con el balcón a la calle, signo de estatus hogareño, con su curtain wall cristalino y “maravilloso”. Ese vidriado transparente, indiferente, plasmaba de un modo contundente la fragmentación y racionalización del espacio de trabajo, organizado con el mobiliario –brillante, acerado– en nodos intercambiables del ciclo productivo. La distribución se confió a un cálculo científico que estimaba la cantidad de personal necesario en relación al rendimiento por metro cuadrado y en función de las dimensiones requeridas por cada puesto de trabajo. Circulan y caben dentro de este espacio objetos de diseño industrial de excelente factura y calidad, que se lucen en él perfectamente, como los que desarrollaron Knoll o Herman Miller, las firmas de mobiliario predilectas en ese momento a la hora de equipar y distinguir jerarquías. El sistema de arquitectura y equipamiento para el trabajo se había convertido así en un producto similar al concepto de prêt-à-porter en la moda, pero con la distinción de un sastre de haute couture. Este mundo de consumo identificaba –y aún lo hace– a quienes participaban de él, y contribuyó a la consolidación de los códigos internos de su representación. Esta nueva modernidad de elite se resumía en pocos objetos que eran consumidos por entendidos y se integraba de manera sofisticada al pop, en boga en la cultura urbana, a través de los sectores medios y altos de la sociedad, que de día estaban en esas oficinas y de noche participaban de los happenings o asistían a los primeros recitales de rock.

Profile for MALBA

Ideas materiales: arte y diseño argentino en la década del 60