__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 69

ANÍBAL JARKOWSKI

canciones urbanas: representación de la ciudad en la literatura

Los que nos dedicamos a la literatura siempre prestamos atención a las maneras de representación del espacio. Esa representación algunas veces es celebratoria, es decir, como si se produjeran acuerdos entre los escritores y el espacio. En este caso vamos a ceñirnos al espacio urbano y entonces podemos decir que, en las décadas de 1920 y 1930, por ejemplo, hay obras como la de Oliverio Girondo, donde se puede ver un acuerdo entre la representación poética de la ciudad y las transformaciones que se producían en Buenos Aires durante ese período. Su libro más conocido, Veinte poemas para ser leídos en el tranvía (1922) es un registro de esa sincronía entre la modernización efectiva de la ciudad y su celebración en los poemas. Una novela no tan conocida de Roberto Arlt, la última de las cuatro que escribió, El amor brujo, también puede leerse como un cuidadoso registro de los cambios urbanos. La novela es de 1932 y tenemos un personaje que se desplaza desde la Estación Retiro hacia un suburbio como Tigre. La historia que se narra está tensionada por la representación espacial, tanto de Tigre como de Buenos Aires, y en el caso de esta última hay una particular sensibilidad hacia la construcción de rascacielos y la incorporación de la velocidad a los recorridos urbanos. Por ejemplo, una gran cantidad de pasajes de la novela registran lo que el personaje ve por las ventanillas mientras el tranvía recorre las calles del centro. De todos modos, así como hay perspectivas celebratorias, en otros casos la perspectiva es fuertemente crítica respecto de las renovaciones urbanas. Un caso representativo y de la misma época es el de la poesía y los ensayos de Borges de la década de 1920, donde aparece una mirada condenatoria al proceso de modernización, cuyas razones son bastante complejas tanto

por su dimensión estética como por su componente ideológico. Tengo la impresión de que en la literatura argentina predomina una relación crítica con el espacio urbano que se va modificando, como si los escritores y escritoras se hubiesen reservado la función de censores de las transformaciones que el urbanismo va introduciendo. Probablemente eso se deba a las consecuencias sobre el componente humano que aparece representado, es decir, al impacto que la ciudad que se modifica produce en los sujetos que viven en ella. Por supuesto, esa mirada crítica no es exclusiva de la esfera estética, aunque la literatura parece atribuirse el derecho, acaso la obligación, de los juicios críticos sobre los procesos de cambio y modernización urbana. En el marco de estas Jornadas de diseño se hizo un relevamiento de casos de novedades urbanas y arquitectónicas representativas de la década de 1960, publicado en la web, lo que construye un tipo de registro de la ciudad. Si hiciéramos algo equivalente con las novelas, seguramente en el recuerdo de quienes habitan Buenos Aires en esa década aparecerán novelas como Sobre héroes y tumbas (1961) de Ernesto Sábato o Rayuela (1963) de Julio Cortázar, que son representaciones específicas de la ciudad y, sin embargo, no registran las novedades urbanas de esos años. En Rayuela la representación de Buenos Aires está asociada a la realidad urbana de la década de 1940, los últimos años en que Cortázar vivió en la ciudad, antes de radicarse en París, de manera que se produce una especie de desajuste y una novela muy sensible al presente en su estética, pero que no parece interesarse en los procesos de renovación de la arquitectura o el urbanismo.

69

Profile for MALBA

Ideas materiales: arte y diseño argentino en la década del 60