__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 7

IDA - MALBA

introducción

Marco temporal de un mundo agitado, los 60 fueron años de profundos cambios en la maneras sociales de habitar, comunicar, expresarse y entretenerse. Múltiples acontecimientos alrededor del globo daban cuenta de una ebullición que a nadie le era indiferente. Como una sucesión acelerada de fotografías, los massmedia ingresaban a los hogares acompañados por una batería de publicidades que empujaban a consumir más y más; Andy Warhol retrataba al “Che” Guevara y el pop se adueñaba de los elementos de la cotidianidad y los símbolos de las masas para concebir su arte desprejuiciado; la Guerra Fría llegaba hasta el espacio, en una carrera que desplegaba satélites artificiales, cohetes y astronautas para plantar bandera en la Luna; se levantaba el Muro de Berlín, China asistía a la Revolución Cultural y, en Francia, la juventud se alzaba contra el sistema heredado y clamaba por llevar la imaginación al poder; en Europa estallaba el boom latinoamericano; The Velvet Underground cantaba sobre la transexualidad y las drogas sintéticas, el Festival de Woodstock reunía a medio millón de personas en Nueva York y se formaba en Lima la primera banda de punk del planeta. Los 60 fueron años en los que las minifaldas, los acrílicos transparentes y los ensayos multimedia convivieron con individualidades y colectivos pensantes, despiertos y politizados. En Argentina, este periodo tuvo una relevancia significativa en los campos más diversos. Pese a los vaivenes de la democracia y a una militarización en escalada, la efervescencia invadió un sinfín de áreas, en especial donde reinaba la creatividad. La presencia en Buenos Aires de nodos como el Instituto Torcuato Di Tella (ITDT) –epicentro de la “manzana loca”– fue clave para el impulso de la experimentación artística e intelectual, mediante la fusión de patrones internacionales y contenidos locales. En el aspecto productivo, el plan económico

gubernamental estimulaba la inversión y la innovación por parte de las empresas, condiciones óptimas para la profesionalización y la expansión del diseño; mientras que, en la academia, aparecían los primeros planes de estudio específicos de la disciplina por iniciativa de intelectuales empapados de la reformulación teórica iniciada en Europa y Estados Unidos. Habían pasado dos décadas de la creación del asiento BKF y aún quedaba mucho por hacer. Coeditado por Malba (Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires) y Fundación IDA (Investigación en Diseño Argentino), Ideas materiales: arte y diseño argentino en la década del 60 revisa los puentes construidos en Argentina entre estas disciplinas, retomando ciertos antecedentes de los 50 y aquellas manifestaciones extendidas en los 70. El libro surge como registro, compilación y ampliación de las jornadas que, con el mismo título, fueron programadas en el museo por Lucrecia Palacios y Wustavo Quiroga en 2015, como actividad paralela de la exposición Polesello joven 19581974, curada por Mercedes Casanegra. Durante dos días de octubre de ese año, y de la mano de artistas, publicistas, diseñadores, teóricos e investigadores, se emprendió un intenso recorrido por las agencias de publicidad, los centros de investigación, las universidades, las fábricas, los locales comerciales, los bares y las discotecas que marcaron el ritmo de aquella década. Con presentaciones visuales guionadas por IDA, en las disertaciones se estudiaron casos de diseño, artes plásticas, música y cine desde perspectivas sociológicas, historiográficas y culturales. Al mismo tiempo, otras áreas del Malba albergaron acciones complementarias. En las escalinatas, Nicolás Levin leyó la conferencia “Arquitectura y diseño

7

Profile for MALBA

Ideas materiales: arte y diseño argentino en la década del 60